“LA NEGRITA”

Fotografía genuína de la “La Negrita” – Muñeca de Piedra

 

 

 

 

 

 

 

La Fundación Qualfon quiere compartir una de las celebraciones más grandes e importantes de los costarricenses:

“La Negrita” – Virgen Nuestra Señora de los Ángeles

En el Período Colonial, Cartago era la principal ciudad para españoles en Costa Rica, y su capital provincial. A su alrededor había varios pueblos para indígenas nativos. En 1635, los mulatos vivían dispersos al este de la ciudad, pues las leyes españolas prohibían que los mulatos libres, o pardos, pasaran de la Cruz de Caravaca.

La leyenda dice que el 2 de agosto de 1635, una joven indígena llamada Juana Pereira, iba a lavar ropa como de costumbre, y se encontró una pequeña estatua, de una muñeca con un bebe en brazos con la forma de la Virgen María en medio del bosque, sobre una roca, cerca de un manantial, en el lugar llamado “La Puebla de los Pardos”. Ella decidió llevársela para su casa, donde la guardo en un cajón envuelta en un paño de tela. Al día siguiente, Juana volvió al sitio del hallazgo, se encontró una muñeca de piedra igual a la encontrada el día anterior, hizo lo mismo, se la llevo para su casa, para guardarla junto a la otra, pero cuando llego a buscarla se dio cuenta que no estaba, así volvió a guardar la imagen encontrada nuevamente, lo mismo sucedió al tercer día, pero esta vez se la llevo al sacerdote de la localidad, Alonso de Sandoval, quien la guardó en una caja, y se olvidó de ella. Al día siguiente abrió la caja y, para su sorpresa, no estaba. Juana Pereira volvió al lugar de las apariciones y encontró ahí la imagen, así que se la llevó al sacerdote y este la guardó dentro del sagrario. Al día siguiente abrió el sagrario y no la encontró, por lo que declaró que aquello era un mensaje de la Virgen, ella deseaba estar en el bosque, sobre la roca, por lo que construyeron un pequeño templo en su honor, donde actualmente se encuentra la Basílica de los Ángeles, y a su alrededor se empezaron a agrupar los pardos.

 

Hoy día, la Virgen de Los Ángeles es conocida como “Patrona de Costa Rica y Protectora de las Américas” o simplemente como La Negrita y cada año desde 1872, en la víspera del 2 de agosto, los fieles peregrinan hacia la Basílica de Los Ángeles, como símbolo de “promesa” y gratitud o bien para solicitar su intercesión por las necesidades personales, nacionales o mundiales.  En esta romería participan alrededor de 2.500.000 de fieles y cada año aumenta la cantidad de romeros en esta peregrinación que solo fue suspendida (por primera vez en 227 años), en el año 2009 por parte del gobierno a raíz de la aparición de la gripe AH1N1.

La Fundación Qualfon les comparte La Oración de la Soberana Reina de los Angeles.